Ulceras de cúbito

Ulceras de cúbito
escaras

jueves, 21 de abril de 2011

MEDIDAS DE CONFORT

1. baño del paciente en cama
Precauciones
        Comprobar que la temperatura del agua es la adecuada.
        Tener especial precaución en el manejo de pacientes portadores de sistemas intravenosos u otros dispositivos.
        Durante todo el procedimiento, mantener la puerta y la ventana cerradas, proteger la intimidad del paciente y procurar que no esté destapado innecesariamente.
Material
          Palangana con agua templada.
          Esponjas desechables con y sin jabón. • Toalla.
          Guantes desechables. • Crema hidratante.
          Ropa limpia para paciente y cama. Preparación del paciente
          Informarle del procedimiento a realizar.
          Adecuar la altura de la cama y colocar al paciente en la posición adecuada.
          Fomentar la colaboración del paciente en la medida de sus posibilidades.

Preparación del personal
          Lavado higiénico de manos.
          Guantes desechables.
Técnica
        Lavarse las manos y colocarse los guantes.
          Desnudar al paciente. Procurar dejar expuesta sólo la parte del cuerpo que se vaya a lavar, volviéndola a tapar inmediatamente después, para preservar la intimidad del paciente.
Realizar el lavado siguiendo un orden desde las zonas más limpias a las menos limpias:
        Cara (sólo con agua), orejas y cuello.
        Extremidades superiores, tórax y axilas, con especial atención a axilas, región submamaria y espacios interdigitales.
        Abdomen y extremidades inferiores, insistiendo en las áreas umbilical, inguinal, hueco poplíteo y espacios interdigitales.
        Genitales y periné: lavar desde el pubis hacia el periné. sin retroceder.
        Desechar la esponja.
        Continuar con una esponja nueva por la parte posterior del cuello, espalda, glúteos, muslos y región anal.
        Con el paciente en decúbito lateral, enrollar la sábana bajera longitudinalmente hacia el centro de la cama e irla sustituyendo progresivamente por la limpia.
        Aplicar una pequeña cantidad de crema hidratante con un ligero masaje hasta su total absorción.
        Terminar de hacer la cama con ropa limpia, poner al paciente el pijama o camisón
        limpio y peinarle. En los pacientes con vía venosa periférica, al quitar el pijama o  camisón, sacar primero la manga en que no tiene la vía y al ponerlo, al contrario,
          comenzar por la manga en que esté la vía.

Recomendaciones
          Valorar el estado de la piel durante la ejecución del procedimiento.
          Cambiar agua y esponjas tantas veces como sea necesario, especialmente para el
          lavado de genitales y periné.
          Garantizar un aclarado y secado minuciosos, para disminuir el riesgo de dermatitis.
          Para el secado, utilizar toallas limpias y poner especial cuidado en pliegues
          cutáneos.
          La utilización de doble recipiente, uno para el agua jabonosa y otro para el agua de
          aclarado, está indicada al menos en pacientes críticos o con riesgos específicos
          (UCI, pacientes en aislamiento cutáneo, etc.).
          Evitar que queden arrugas en la ropa de cama.
          La ropa sucia, colocarla directamente en la bolsa, no dejándola nunca en el suelo
          ni sobre el mobiliario.
          Seguir las recomendaciones específicas establecidas para situaciones especiales
          (aislamientos, cuidados prequirúrgicos, etc.).
          Evitar que el procedimiento se prolongue innecesariamente.

2. Ducha del paciente no encamado
          Valorar el grado de dependencia del paciente, para facilitarle la ayuda o supervisión durante el procedimiento.
          Recomendarle medidas de seguridad, para prevenir caídas accidentales y
          recordarle la existencia del timbre por si precisa solicitar ayuda.
          Facilitarle el material necesario y comprobar que la ducha está en las debidas
          condiciones de higiene y seguridad.

3. Lavado de cabeza del paciente en cama

Precauciones
          Colocar tapones de algodón en los oídos.
          Comprobar que la temperatura del agua es la adecuada.
Material
          Guantes desechables.
          Lavabo portátil o taburete. palangana y hule (o plástico). • Jarro con agua
          templada.
          Toallas y entremetida.
          Champú o jabón líquido.
          Tapones para los oídos i o bolitas de algodón).
          Secador si es necesario

Preparación del personal
          Lavado higiénico de manos
          Guantes desechables

Preparación del paciente
          Informarle de la técnica a realizar
          Adecuar la altura de la cama y retirar el cabecero y la almohada.
          Colocar al paciente en decúbito supino con la cabeza en ligera hiperextensión al borde de la cabecera de la       cama. Técnica
          Desnudar al paciente, si fuera necesario, de cintura para arriba y cubrirle con una
          sábana o entremetida.
          Colocar el lavabo portátil por debajo del cuello y cabeza del paciente (en ausencia
          de lavabo, extender un hule desde la espalda del paciente hasta el interior de la
          palangana. Procurar que los laterales del hule queden algo elevados, para que el
          agua escurra hacia la palangana).
          Colocar también una toalla o entremetida entre el hule v la espalda y cuello del
          paciente, para evitar que se moje el cuerpo.
          Preparar el resto de material al lado de la cama sobre una mesita auxiliar.
          Echar poco a poco agua sobre la cabeza hasta que se empape todo el cabello.
          Escurrir el cabello y aplicar el champú o jabón friccionando el cuero cabelludo con
          las yemas de los dedos.
          Aclarar y efectuar un segundo lavado.
          Para secar, envolver el cabello en una toalla y utilizar un secador si es necesario.

Recomendaciones
          Realizar el procedimiento, al menos, una vez por semana, preferentemente
          coincidiendo con la higiene diaria del paciente.
          Evitar que se moje la cama y que el procedimiento se prolongue innecesariamente.
          Seguir las recomendaciones específicas de los pacientes en aislamiento.
4. Higiene de genitales
Preparación del personal
          Lavado higiénico de manos.
          Guantes desechables.

Preparación del paciente
          Informarle de la técnica a realizar.
          Colocarle en decúbito supino con las rodillas flexionadas y en rotación externa.
          Adecuar la altura de la cama.

Material
          Guantes desechables.
          Esponjas desechables con y sin jabón.
          Cuña.
          Palangana o jarro con agua templada.
          Toalla limpia.
          Gasas y antiséptico para mucosas si se precisan.

Técnica en mujeres
          Colocar la cuña.
          Lavar la zona con la esponja jabonosa, de arriba abajo, limpiando cuidadosamente
          labios y meato urinario.
          Aclarar, eliminando completamente los restos de jabón. Secar.

Técnica en varones
          Colocar la cuña.
          Lavar los genitales con esponja jabonosa, retirando el prepucio para garantizar un
          lavado minucioso de glande y surco balanoprepucial.
          Aclarar hasta eliminar todo resto de jabón. Secar.
          Colocar el prepucio, para evitar edema de glande o parafimosis.


Recomendaciones
          Mantener la intimidad del paciente y comprobar que la ropa de cama no queda
          mojada ni con arrugas.
          Aplicar antiséptico para mucosas (solución acuosa de clorhexidina) si se va a
          realizar a continuación algún procedimiento genitourinario en que esté indicado
          (sondaje vesical, cistoscopia, etc.).

5. Higiene de la boca
Precauciones
          Realizar la técnica con suavidad, para no producir lesiones en encías y mucosas.
          Evitar maniobras que puedan provocar náuseas al paciente.

Material
          Guantes desechables.
          Pinzas Pean o Kocher.
          Vaso.
          Antiséptico bucal (hexetidina o clorhexidina).
          Vaselina.
          Gasas o torundas.

Preparación del paciente
          Informarle del procedimiento a realizar.
          Si el paciente está capacitado, facilitarle el material necesario para que él mismo
          colabore o realice la limpieza bucal.
          Adecuar la altura de la cama y colocar al paciente en posición correcta
          (semisentado o decúbito lateral, si no puede incorporarse).

Preparación del personal
          Lavado higiénico de manos.
          Guantes desechables.


Técnica
          Preparar en el vaso la solución antiséptica bucal.
          Si el paciente lleva prótesis dental extraíble, retirarla para realizar la limpieza bucal.
          Inclinar la cabeza del paciente hacia un lado.
          Con las pinzas, preparar una torunda e impregnarla en la solución antiséptica, procediendo a continuación a la limpieza del interior de la boca (paladar, lengua, cara interna de los carrillos, encías y dientes). Cambiar de torunda cuantas veces sea necesario.
          Secar labios y zona peribucal, lubricando a continuación los labios con vaselina.
          Prótesis dentales extraíbles:
-          Lavar utilizando un cepillo adecuado.
-          Desinfectar, sumergiéndolas durante 10-15 minutos en una solución de clorhexidina acuosa o hexetidina.
-          Aclararlas con agua antes de colocárselas nuevamente al paciente. Si no se le colocan al paciente, secarlas y guardarlas en el contenedor de prótesis dental.
          Retirar todo el material y colocar al paciente en posición cómoda.

6. Higiene de los ojos en pacientes inconscientes
Precauciones
          Al realizar el procedimiento, no rozar la conjuntiva para evitar úlceras y lesiones cornéales.
          En los pacientes en coma o sin reflejo palpebral, asegurarse de que los párpados no permanezcan abiertos, para evitar sequedad de la conjuntiva y prevenir úlceras cornéales, utilizando, si es preciso, una gasa impregnada en suero fisiológico.

Material
          Guantes desechables.
          Toalla.
          Suero fisiológico en envase plástico monodosis.
          Gasas.
          Pomada epitelizante.
Preparación del paciente
          Adecuar la altura de la cama.
          Posición en decúbito supino.
          Paño o toalla alrededor de cara y cuello. Preparación del personal
          Lavado de manos.
          Guantes desechables.
Técnica
          Abrir el envase del suero.
          Separar los párpados con los dedos índice y pulgar de una mano y con la otra mano aplicar el suero en el lado opuesto al conducto lacrimal.
          Cerrar y abrir los párpados suavemente y repetir el lavado las veces necesarias.
          Ayudarse de una gasa, si es preciso, para eliminar secreciones y suciedad en bordes y ángulos palpebrales.
          Secar la región periocular con una gasa.
          Aplicar pomada epitelizante en borde interno del párpado inferior, evitando que el dispensador roce la mucosa palpebral o conjuntiva.
          Repetir el procedimiento en el otro ojo, cambiándose previamente de guantes y utilizando material nuevo.


7. Higiene de las fosas nasales en pacientes con sonda nasogastrica
Precauciones
          Realizar todas las maniobras con suavidad, para evitar lesiones en la mucosa.
          Al fijar la sonda, evitar que ésta se apoye en el ala de la nariz y rotar la posición de la sonda y esparadrapo, para evitar lesiones dérmicas.

Material
          Guantes.
          Equipo de aspiración con sonda desechable.
          Bastoncillos de algodón.
          Gasas o pañuelos de celulosa
          Jeringa desechable de 111 ml.
          Suero fisiológico en envases monodosis.
          Esparadrapo hipoalérgico.

Preparación del paciente
          Informarle de la técnica a realizar.
          Adecuar la altura de la cama y colocarle en la posición adecuada (semisentado o decúbito lateral si no puede incorporarse).

Preparación del personal
          Lavado de manos.
          Guantes desechables

Técnica
          Aspiración de secreciones, si precisa, con sonda y equipo de aspiración.
          Retirar los esparadrapos de fijación de la sonda.
          Limpiar la fosa nasal con hisopo o torunda impregnada en suero salino, con ligeros movimientos de arriba abajo y de dentro afuera. Limpiar también la superficie externa de la sonda con una gasa.
          Si es necesario. efectuar lavados con suero fisiológico, utilizando la jeringa.
          Secar con gasas o pañuelo de celulosa la zona perinasal y la superficie externa de la sonda.
          Volver a fijar la sonda con el esparadrapo, rotando el punto de fijación.

8. Higiene de las uñas
Precauciones
          Manejar las tijeras o alicates cuidadosamente, para evitar cortes y lesiones.
Material
          Guantes.
          Palangana con agua templada jabonosa o compresas húmedas.
          Alicates o tijeras de uñas.
          Gasas o torunda de algodón.
          Cepillo de uñas.
          Quitaesmaltes, si se precisa.
          Toalla.

Preparación del paciente
          Informar de la técnica a realizar.
          Posición adecuada.

Preparación del personal
          Lavado de manos.
          Guantes desechables
          Posición cómoda v ergonómica

Técnica
          Si el paciente lleva laca o esmalte de uñas, retirarlos con un algodón impregnado en el quitaesmalte.
          Poner manos y/o pies del paciente a remojar en la palangana con el agua jabonosa.
          Si esto no fuera posible, aplicar compresas húmedas.
          Si es necesario, limpiarlas con cepillo. Secar.
          Cortar las uñas de las manos en forma ovalada y las de los pies en línea recta.
          Dar crema hidratante en manos y/o pies.

9. Higiene del paciente con pediculosis: normas a seguir durante el tratamiento
          Higiene diaria del paciente, según protocolos de higiene descritos anteriormente.
          Seguir las instrucciones del producto utilizado para el tratamiento.
          En el cambio diario de ropa del paciente y de la cama, introducir directamente la ropa usada en la bolsa y cerrar ésta inmediatamente.
          Al finalizar, limpiar y desinfectar las palanganas con una solución de lejía en agua al 1/10 (1 parte de lejía de 40 g y 9 partes de agua).
          Adoptar las precauciones necesarias para evitar la transmisión a otros pacientes.
          Es recomendable el aislamiento del paciente durante 24 horas desde que se inicia el tratamiento.

Puesta En Orden
          Adecuar la altura de la cama y colocar al paciente en posición cómoda y segura.
          En el lavado de cabeza, poner el pijama o camisón al paciente y volver a colocar el cabecero de la cama en su sitio. • Lavar con agua y detergente el instrumental utilizado (pinzas, alicates, tijeras...) y desinfectarlo si está indicado, sumergiéndolos en desinfectante para instrumental durante 15-20 minutos. Aclarar y guardar en seco.
          Recoger todo el material utilizado, quitarse los guantes y lavarse las manos.
Registro
          Anotar la realización del procedimiento en la Hoja de Planificación y Ejecución de Cuidados.
          El estado de la piel y cualquier otra incidencia se anotará en la Hoja de Evolución de Enfermería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada